Ir al contenido principal

"Los cimientos de la tierra se sacudirán"




“Los cimientos de la tierra se sacudirán”.

Por  Eduardo Correa
      
         Tal vez muchos se sorprenderán, pero desde 1985, insisto, se han venido publicando unos textos que han sido traducidos a más de 30 lenguas y han recorrido el mundo de hoy llevando el mensaje de Dios, y no se trata de nada nuevo que el Creador quiera comunicarnos ahora, pero sí de un nuevo recordatorio de las Santas Escrituras porque como el propio Ser Celestial expresa “Está decidido a salvar a esta generación y colmarla de su infinita Misericordia”. La mensajera de estos tiempos responde al nombre de Vassula Ryden, mujer egipcia que estaba alejada de Dios, pero quiso el Creador que ella fuera la portadora del mensaje divino. Y debe añadirse que en estos textos santos el Señor despeja algunas incógnitas y describe en palabras sencillas parte del contenido de la Biblia. Y si de algo debemos estar claros, es que Dios no pretende escandalizar y crearle miedos al ser humano de fe y de creencias arraigadas, como tampoco a aquéllos que han desviado el camino y se han apartado de Dios, sino que a todos ha venido a despertarnos del sueño y de “esa especie de muerte espiritual” que padecemos y que tiene como finalidad liberarnos de las garras del pecado y del mal. Debemos alegrarnos y buscar el cobijo de la bondad infinita del Señor de los Cielos. Y ahora querernos dejarles otro de sus mensajes revelados y que van dirigidos a todos nosotros. El que tenga oídos que oiga, y el que tenga ojos que vea. Helo aquí.
11 de septiembre de 1991. Habla Vassula: “-Señor, yo miro a los Cielos y busco las cosas del Cielo; yo busco Tu Santo Rostro para sentir paz y poderme alegrar; busco Tu Santo Rostro para poder contemplar”.
     Responde Jesús: -“Y Yo, por Mi parte, Mis ojos consideran el mundo de hoy, nación por nación, escrutando alma tras alma en busca de un poco de calor, de un poco de generosidad y de un poco de amor. Pero poquísimos gozan de Mi favor. Muy pocos se molestan en vivir una vida santa. Y los días huyen y las horas están ahora contadas antes de la gran retribución. ¡Mis ciudades, Dios quiere decir “almas”, se han convertido en burdeles! ¡Despiadadas! ¡Se han vuelto una ciudadela de los demonios! ¡DEL TODO CORROMPIDAS desde dentro, comidas por los gusanos! ¡Un refugio para la víbora y el escorpión! ¿Cómo podré Yo no alentar sobre estos renegados Mi Fuego Purificador?”. Apunta Vassula: De repente, Jesús cambió de tono, y después de esperar unos segundos, con tono grave que me aterrorizó, dijo: -“La tierra va a temblar y estremecerse. ¡Y todo el mal edificado en Torres, como la torre de Babel, se derrumbará en un montón de escombros y será enterrado en el polvo del pecado! Arriba, los Cielos se moverán y los cimientos de la tierra se sacudirán”.
“Reza para que la Mano del Padre no caiga en invierno. Las islas, el mar y los continentes serán visitados por Mí inesperadamente, por el estruendo y la llama. Escuchad atentamente Mis últimas palabras de aviso, escuchad ahora que todavía hay tiempo. Leed Nuestros Mensajes, los de Jesús y María, los dos testificales, y dejad de estar despreciativos o sordos cuando habla el Cielo. Bajad vuestras voces y oíd las Nuestras. Reflexionad dos veces antes de juzgar; pensad más de dos veces antes de condenar las Obras del Espíritu Santo. Yo no perdonaré a ninguno que se mofe del Espíritu Santo, blasfemándolo abiertamente. La Justicia los precipitará al infierno. ¡Levantad todos vuestros ojos y escudriñad los Cielos para contemplar Mi Santa Faz! ¡Levantad vuestros ojos hacia el Cielo y no pereceréis. ¡Arrepentíos! Y pedid al Padre que se apiade. Pronto, muy pronto ahora, los Cielos se abrirán y Yo os haré ver. El Juez”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SIMÓN BOLÍVAR Y LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

"El derecho de expresar sus pensamientos y opiniones de palabra, por escrito, o de cualquier otro modo, es el primero y más inestimable don de la naturaleza. Ni aún la ley misma podrá jamás prohibirlo, y sólo podrá señalarle justos términos, haciendo responsable de sus palabras y escritos, y aplicando penas proporcionales a los que lo ejercen licencionamente en perjuicio de la tranquilidad pública, de la vida, honor, estimación y propiedad de cualquier ciudadano". (15.2.1819)