Ir al contenido principal

Yo no vendo mi conciencia

Por Eduardo Correa

Unos ofrecen villas y castillos,
yo sólo ofrezco amor
y aunque el oro brille amarillo
es más radiante mi sol.
Otros confunden amor con dinero
y sólo escuchan halagos,
a mí me llena "un te quiero"
y el Dios Divino por Sabio.

Hay quienes se creen superiores
al ocultar lo pequeño del alma,
la razón le huye al mediocre
y al cuerdo lo acompaña la calma.


Muchos anhelan riquezas
y piensan que ella es abrigo,
a mí me corre en las venas
la lealtad del amigo.

Voy por el mundo sonriendo
y tiendo mi mano sincera,
mi conciencia yo no la vendo
porque es mi fiel compañera
De niño aprendí que el amor
es la meta más grande del mundo
y aquellos que sienten dolor
saldrán de ese abismo profundo.

La vida me enseñó que el error
debe perdonarse del todo
y como lo dijo el Padre Creador
"Ámense los unos a los otros...".

Comentarios

Entradas populares de este blog

SIMÓN BOLÍVAR Y LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

"El derecho de expresar sus pensamientos y opiniones de palabra, por escrito, o de cualquier otro modo, es el primero y más inestimable don de la naturaleza. Ni aún la ley misma podrá jamás prohibirlo, y sólo podrá señalarle justos términos, haciendo responsable de sus palabras y escritos, y aplicando penas proporcionales a los que lo ejercen licencionamente en perjuicio de la tranquilidad pública, de la vida, honor, estimación y propiedad de cualquier ciudadano". (15.2.1819)