Ir al contenido principal

El peligro del celular y el microondas


El peligro del celular y el microondas

Por  Eduardo Correa

         ¿Estaríamos dispuestos a desprendernos del teléfono celular desde ahora y para siempre? ¿En verdad lo haríamos? Estas son dos interrogantes, si se quiere, fáciles de hacer, pero indudablemente difíciles de responder afirmativamente, cierto, ¿no? Y es que la tecnología, como se sabe, cada vez nos hace más dependientes de sus hechuras, bien sea por lo novedoso y lo cómodo, y si lo consideramos útil, ni hablar. Tal es el caso del celular o teléfono móvil. Esta herramienta comunicacional ha venido a ser parte de nuestra vida, e incluso dormimos con ella. Le hemos declarado nuestro amor y vivir separados puede considerarse bien difícil, por no decir imposible. En lo personal manejaba ciertas informaciones científicas que demostraban ciertos riesgos serios que podía acarrearnos el uso frecuente del pequeño aparato. Y admito que en los últimos tiempos he sido sorprendido y sacudido por los hallazgos de los científicos sobre el verdadero peligro que comporta esta especie de maridaje con “el bichito ese”, como diría un amigo vecino, a quien, por cierto, le comenté esto que ahora escribo, con las preguntas del inicio incluidas, y su respuesta fue inmediata: “Ni loco”, me dijo enfático. Insistí: “¿Y sí pones en riesgo tu propia vida? Me vio y guardó silencio. Mis hijas y mi mujer también tuvieron una respuesta decidida: “No tendríamos cómo hacer. Imagínate”. Y estas consideraciones mostradas podrían ser iguales o parecidas si extendemos las preguntas mucho más allá del entorno. El teléfono celular es una realidad del mundo moderno o de hoy, y como sostenía aquella vieja expresión “llegó para quedarse”. ¿Y qué hacer entonces si el riesgo es tal que pone en peligro la propia existencia? Bueno, cada usuario deberá encararlo y buscar su propia definición, mientras, veamos lo que sostiene la ciencia:
        
“Renuncia decidida y definitivamente al uso del teléfono celular. Tu vida está en juego. Como nos lo advierte el destacado neurocirujano el Profesor Dr. Vini G. Khurana, galardonado con 14 premios de medicina: “El celular está causando en el mundo infinidad de casos de cáncer de la parótida,  aneurismas cerebrales y  neuromas acústicas. Es un asesino peor que el tabaco, el cual mató en el siglo pasado a 100 millones de personas. Si los gobiernos no intervienen mucha más gente morirá de teléfonos celulares que de fumar, y los niños están en la peor situación por culpa de sus ignorantes padres”. Muy contundente, ¿No les parece? A mí me lo pareció, insisto. Pero hay mucho más. Leamos.
       
“¿Por qué es tan peligroso el celular? Porque utiliza las mismas ondas del horno microondas. Hacer una llamada telefónica con un celular equivale, por lo tanto, a meter tu cabeza dentro de un horno microondas. ¡Te estás cocinando el cerebro! ¡Con 3 celulares se cocinan, en efecto, palomitas de maíz en 2 a 5 minutos! No pienses que el “manos libres”, el auricular, el altavoz o el simple hecho de apagarlo, te va a librar de sus daños. Estos aparatos emiten radiación hasta a 8 o 10 metros de distancia”    
        
Y sobre el modo de cocinar o calentar los alimentos a la usanza moderna, aquí tienen el resultado de la ciencia: “Echa el horno microondas de tu casa. Como lo apunta el gastroenterólogo el Dr. John Kerner de la Universidad de Stanford: “Al ser cocinados o calentados los alimentos, en un horno microondas se desnaturalizan y, al ser introducidos en nuestro cuerpo, causan efectos negativos sumamente perjudiciales. ¡Usar un horno microondas equivale a acelerar deliberadamente su propia muerte y la de sus seres queridos”. De terror, ¿no?

      
Y yo les digo que hay mucho más para mostrar y tomar en cuenta de esos estudios científicos, pero deberá ser en otra oportunidad porque por ahora el espacio se terminó. Ah, y como dice el trovador Reynaldo Armas en una de sus conocidas canciones de su ingente repertorio: “Disculpe usted mi critica constructiva…”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SIMÓN BOLÍVAR Y LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

"El derecho de expresar sus pensamientos y opiniones de palabra, por escrito, o de cualquier otro modo, es el primero y más inestimable don de la naturaleza. Ni aún la ley misma podrá jamás prohibirlo, y sólo podrá señalarle justos términos, haciendo responsable de sus palabras y escritos, y aplicando penas proporcionales a los que lo ejercen licencionamente en perjuicio de la tranquilidad pública, de la vida, honor, estimación y propiedad de cualquier ciudadano". (15.2.1819)