Ir al contenido principal

El angosto río de la dignidad

 El angosto río de la dignidad


                  


                   Por Eduardo Correa

 En un hermoso poema titulado “A Bolívar”, el genial Pío Tamayo, decía: “Aunque venga sin lanza / y sin escudo / alta la  frente / la rodilla en tierra /...! Vuelve! ¡Vuelve! / Señor, sal de la nada / Y liberta otra vez a Venezuela /”. Es un canto donde el poeta, escritor y pensador larense solicita a Bolívar que vuelva y traiga consigo su inconmensurable patriotismo y dignidad sin igual, ya que El Libertador es, sin lugar a dudas, el gran símbolo de la dignidad nacional y ella debe invocarse cada vez que la patria es agredida y asediada por sectores internos y foráneos. Y no es para menos, porque ese sagrado legado bolivariano da fuerza y entusiasmo libertario en cualquiera de las situaciones donde el alma nacional requiera gritarle al mundo que nuestra soberanía no se discute. 


Y son muchísimos los ejemplos de dignidad y de conducta de acero que dio el caraqueño ejemplar a lo largo de su brillante carrera militar y política, como aquella del 5 de octubre de 1818, ya asentada la República en Angostura. Resulta que los patriotas tenían el control de las aguas del estratégico e imponente río Orinoco y capturaron  dos barcos norteamericanos que de modo solapado traían armas y alimentos para los realistas que todavía quedaban en Guayana, y es entonces cuando EEUU envía al diplomático Jean Baptiste Irvine para que las reclamara de la “arbitraria” incautación por parte de los corsarios venezolanos. El propio Bolívar tuvo un intercambio epistolar con el estadounidense explicando la situación, y este  se mostró reacio e intransigente, a lo que el principal dirigente de la revolución, sin opción alguna, respondió: “...No permitiré que se ultraje ni desprecie al Gobierno y los derechos de Venezuela. Defendiéndolos contra España ha desaparecido una gran parte de nuestra población y el resto que queda ansía por merecer igual suerte. Lo mismo para Venezuela es combatir contra España que contra el mundo entero, si todo el mundo la ofende”.

Y mucho más acá, varios venezolanos dieron muestras de entereza y dignidad en sus trayectorias políticas y ciudadanas, como el caso del escritor e historiador Rufino Blanco Fombona, quien siendo acérrimo enemigo del dictador Juan Vicente Gómez se opuso a una intervención yanqui para derribar al andino, solo por no permitir que su amada patria fuera invadida por una fuerza extranjera. Asimismo, debemos mencionar la actitud nacionalista y antiimperialista de Mario Briceño-Iragorry,  otro que siempre denunció las intromisiones estadounidenses en el país con la complacencia de los gobiernos de turno. El sostenía que “ser venezolano no es ser alegres vendedores de petróleo y de hierro. Ser venezolano implica un rango histórico de calidad irrenunciable”. Y más cerca aún, puede mencionarse la situación presentada en 1960 en la VII Conferencia de Cancilleres de la OEA, realizada en Costa Rica, donde se condenaba a Cuba por su relación con la URSS y Rómulo Betancourt dio la orden a su canciller, Ignacio Luis Arcaya, para que votara favorablemente la moción contra el pueblo antillano y este, con la firmeza que le caracterizaba, se negó. Al regresar al país puso su renuncia a ese gobierno, y desde entonces se le conoce como el Canciller de la Dignidad.

           


Comentarios

Entradas populares de este blog

SIMÓN BOLÍVAR Y LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

"El derecho de expresar sus pensamientos y opiniones de palabra, por escrito, o de cualquier otro modo, es el primero y más inestimable don de la naturaleza. Ni aún la ley misma podrá jamás prohibirlo, y sólo podrá señalarle justos términos, haciendo responsable de sus palabras y escritos, y aplicando penas proporcionales a los que lo ejercen licencionamente en perjuicio de la tranquilidad pública, de la vida, honor, estimación y propiedad de cualquier ciudadano". (15.2.1819)