Ir al contenido principal

Llanero soy

Llanero  soy

Por Eduardo Correa

Llanero siempre  seré
y nunca podré negarlo
y aunque esté retirado
seguiré siempre cabalgando,
y así pasen muchos  años
y el café se ponga amargo
siempre a mi lado tendré
la dulzura de unos labios.

Por la llanura andaré
aun cuando tenga fango
y estremecerá mi cuerpo
el relincho de un caballo,
yo nunca me iré del llano
mientras tenga corazón
y me asiré al botalón
sin importarme los años.

Cuando el momento llegue
y mi Señor mire abajo
partiré sin remilgos
y me tendrá a su lado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SIMÓN BOLÍVAR Y LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

"El derecho de expresar sus pensamientos y opiniones de palabra, por escrito, o de cualquier otro modo, es el primero y más inestimable don de la naturaleza. Ni aún la ley misma podrá jamás prohibirlo, y sólo podrá señalarle justos términos, haciendo responsable de sus palabras y escritos, y aplicando penas proporcionales a los que lo ejercen licencionamente en perjuicio de la tranquilidad pública, de la vida, honor, estimación y propiedad de cualquier ciudadano". (15.2.1819)

100 artículos de opiniones diversas

100 artículos de opiniones diversas


                               Por Eduardo Correa
“La pluma es un fiel instrumento para trasmitir con libertad los sentimientos sinceros”. SimónBolívar

Una nota preliminar: Son más, pero decidí seleccionar cien artículos de opinión donde expongo temas diversos y quiero que se sepa que no privó más que mi palabra sincera, sin tapujos, sin cortapisas y ojalá que puedan ser una gota en ese mar de palabras que son las personas.
________________________________________________

Índice
 Y entonces la economía se vistió de bolsas... Del Silbón y otras obstinaciones ¿Cómo era el Guamachal de antaño? A beber refresco y luego a morirse ¡Cuidado! Algunas notas de prensa pueden disociarte Bolívar: ¡Unión! ¡Unión! O la anarquía os devorará A Araure y sus vicisitudes históricas Anoche yo tuve un sueño Bolívar contra la corrupción y la burocracia Los mercaderes del voto hacen de las suyas De la exageración de la política y otros embustes De la alabanza y otros terribles flagelos
¿En…