Ir al contenido principal

"Solamente una vez"



“Solamente una vez”


                Por Eduardo Correa

En medio del rodaje de una película y en un momento de descanso un actor se reúne con otro, siendo los dos protagonistas del film “Las melodías de América”, y le dice: “Agustín, te comunico que esta será mi última película, ya no más”. El aludido se le queda mirando fija y completamente sorprendido por lo que acababa de escuchar. ¿Qué? Pareció decirse. Si se trataba de un actor famoso de Hollywood cuya fama había traspasado las fronteras, era reconocido en el ambiente, tenía dinero suficiente y todo indicaba que aquello era lo suyo. Y es que el interlocutor de esta historia es el indiscutidamente famoso y encumbrado compositor y músico de Méjico, Agustín Lara, y su par José Mojica, conocido tenor del momento, además de actor como queda dicho, reclamado por los productores fílmicos, dada su trayectoria y sus logros en la pantalla grande.

O sea, en pleno auge de su carrera y con los favores del público de su lado decidía marcharse del cine y de su provechoso quehacer artístico. Dicho y hecho. Mojica se retiró e ingresó en un seminario clerical. El impacto de lo dicho por su amigo de actuación al gran Agustín Lara, quedó magníficamente reflejado, como era de esperarse, en la canción “Solamente una vez”, tema singular y virtuoso que después le daría la vuelta al mundo y de la que se han grabado diversas y miles de versiones con la voz afamados intérpretes: “Solamente una vez, ame en la vida/, solamente una vez, y nada más/ una vez nada más en mi huerto brilló la esperanza/ la esperanza que alumbra el camino de mi soledad .. .

Por mucho tiempo esta hermosa y afamada canción pareció reflejar el amor de alguna pareja, el amor profano tal y como se le conoce en el mundo de hoy y de ayer, pero no, el tema refleja mucho más que eso, que de por sí no es que sea malo, pero la letra traspasa más allá de lo cotidiano, de lo normal, era algo mucho más esplendoroso y sutil, algo único, singular y para muchos insospechable, aunque no para José de Mojica ¡Era el llamado Dios ¡Y no lo pudo resistir! Además, ¿Quién podría? Mojica, como quedó dicho, ingresó al Seminario, se hizo sacerdote, usó su voz de tenor y sus hechuras en el arte y la música en beneficio de su nueva misión, mudó al Perú y allí fundó un Seminario y dedicó toda su vida al servicio de Dios y de sus semejantes. Murió a los 78 años.

Y finalmente debemos acotar que de muy joven quiso ser cantante, aunque antes de lograrlo pasó por muchas vicisitudes, pero también satisfacciones, tuvo que lavar platos en un local de tercera categoría y pudo conocer a grandes personalidades del espectáculo mundial, entre ellas al grandioso Enrico Carusso, que fue considerado el tenor más grande de la historia, quien por cierto lo recomendó e hizo ingresar a una compañía de enseñanza de canto lirico o bel canto, como algunos le llaman y en donde era impensable que Mojica a título propio entrase. Aunque valga decir que para el sorprendente e inolvidable José Mojica lo mejor de su vida se la entregó al Señor, ¡obviamente!                   

Comentarios

Entradas populares de este blog

SIMÓN BOLÍVAR Y LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

"El derecho de expresar sus pensamientos y opiniones de palabra, por escrito, o de cualquier otro modo, es el primero y más inestimable don de la naturaleza. Ni aún la ley misma podrá jamás prohibirlo, y sólo podrá señalarle justos términos, haciendo responsable de sus palabras y escritos, y aplicando penas proporcionales a los que lo ejercen licencionamente en perjuicio de la tranquilidad pública, de la vida, honor, estimación y propiedad de cualquier ciudadano". (15.2.1819)