Ir al contenido principal

"Yo alimentaré a esta generación moribunda"


“Yo alimentaré a esta generación moribunda”


“La oración del hombre humilde atraviesa las nubes, pero también traspasa las mazmorras del maligno y hace añicos sus planes”

                    

                        Por Eduardo Correa

El 13 de septiembre de 1989 se produce una nueva y maravillosa conversación entre nuestro Señor y Vassula Rydén y se desarrolló en los siguientes términos. Dice la egipcia:
      “-Mis perseguidores se agrupan en torno a mí, mi Señor, están decididos a destruirme. Escucha mi oración, protégeme de las pretensiones arrogantes, de las lenguas embusteras. Mi Protector, permíteme refugiarme en Tu Sagrado Corazón”.
     
-“Mi niña, deja todo en Mis Manos. Tus acusadores son en realidad Mis acusadores, los que te condenan son los que me condenan, tus perseguidores son Mis perseguidores. Mis hijos perecen por falta de conocimiento, pero sin embargo, cuando el Conocimiento se les da de lo alto, ellos lo rechazan”. “-Pero, Señor, Tú puedes difundir Tu Mensaje de Paz y de Amor para las almas que Te son afectas y que desean servirte” -De pronto sentí dolores en las palmas de mis manos-. “-Flor, tus dolores son invisibles a los ojos. Escucha, Mis Obras Divinas cubrirán esta tierra. Velaré para que Ellas cubran esta tierra y ningún hombre será capaz de oponerse a Mi Plan. Flor, ten certeza de ello, porque esta es Mi Voluntad. PermíteMe utilizarte como es mi deseo. Te amo, y por el gran Amor que tengo hacia ti, te permito beber de Mi Copa amarga. Cuanto mayor sea el Amor que tengo por ti, más te permitiré beber de ella. Yo, tu esposo, te ofrezco Mis más preciosa Joyas. ¿No te he confiado Mi Cruz, Mis Clavos y Mi Corona de Espinas? ¿Ves como Yo te amo? Mis Caminos no son tus caminos. Estoy purificando tu alma, conduciéndola hacia la perfección y por el camino de la santificación. Mi prometida, déjame engalanarte con Mis Joyas, permíteme mostrarte Mi Pasión. El renunciamiento te conducirá a la perfección, por eso déjame libre de hacer lo que es mejor para tu alma y recuerda, aun cuando no entiendas plenamente Mis Palabras y Mis Caminos, recuerda que Jesús significa Salvador”.
       
“-Señor,  los que rechazan las revelaciones privadas manejan el argumento de que la única Verdadera Revelación es la Santa Biblia, lo que todos sabemos, pero ¿qué dices Tú de ello, mi Señor?”. –“La Santa Biblia es efectivamente la Verdad, la Verdadera Revelación, pero Yo no he dejado de existir. Mira, Yo soy la Palabra y estoy activo en Espíritu. Mi Abogado está con vosotros, el Espíritu de la Verdad, que muchos tienden a olvidar y a ignorar, porque todo lo que os dice el Espíritu está tomado de lo que hay en Mí. El es el Recordatorio de Mi Palabra, el Inspirador de vuestro espíritu. Por eso, Mi niña, Yo os traigo a la memoria continuamente las mismas Verdades. Comprended las razones por las cuales os excito constantemente con el Recuerdo. Aceptad a Mi Santo Espíritu de Verdad. Vengo para recordaros Mi Palabra. Vengo a llamaros al arrepentimiento antes que sobrevenga Mi Día. Niña, evangeliza con amor para el Amor. Estoy cerca de ti, no temas nunca. La Iglesia revivirá, porque el Amor es la Raíz del Árbol de la Vida y está en medio de vosotros. Yo alimentaré a esta generación moribunda con el Fruto de Mi Árbol, poniéndolo directamente en sus bocas. PermíteMe utilizarte como Mi tablilla. Aliméntate de Mí. Ven”.
        “¿Nosotros?”
        
“-Sí. Estoy acompañado por tu Madre. Yo  te amo, agha-me (En griego: ámame). Ora, Vassula, agrádame y ven con frecuencia a Mí en el curso de tu trabajo diario”.. “Haz Mis delicias y muéstraMe que tú estás ligada a Mí. Acuérdate del rescate que Yo he pagado por ti. Por tanto, ven a Mí en cualquier momento y háblame. Permanece humilde. Comprende cómo, por Amor, Yo llamaré a cada alma a Mí. Quiero que comprendáis que el corazón de vuestros sabios está en las funerarias. Ellos, en su supuesta grandeza, tienden a olvidar Mi Poderío y Mi Divinidad. Su corruptibilidad los ciega, abriendo en ellos un espacio para los discursos de Satán, porque tienen su corazón cerrado al Amor. Su espíritu y su corazón están más cerca del mundo racional que de Mí Mundo Espiritual. Esta plaga se ha infiltrado en Mi Iglesia. Muchos de Mis pastores son semejantes a los cuervos de la parábola que te he presentado. Ellos son la causa de tanta discordia en Mi Iglesia. Sus razonamientos y sus sermones carecen de espiritualidad, de fidelidad a Mi Palabra y a Mis preceptos. Ellos repudian Mis Misterios y Mi Presencia, y hacen mofa de la piedad. ¿Recuerdas los hechos cometidos por su antepasado Caín? Ellos han adoptado su lenguaje, sirviendo al vicio en vez de la virtud, a la inmoralidad en vez de la pureza; se han sometido sin reserva a la esclavitud del pecado. Estos Caínes están vivos para el pecado, pero muertos a Mi espíritu de Verdad. Cuando llegue Mi Día tendrán que responderMe y rendirme cuentas por no haber guardado las Tradiciones de su Pastor. Hoy día su boca les condena y sus propios labios darán testimonio contra ellos. Es el fruto de su apostasía”.

         
“-Pero, Señor, escucha el clamor de Abel, ¡no nos dejes tendidos, sin nadie que nos levante! Tu Casa está en ruinas, pero Tu Casa es nuestro Refugio, y no tenemos otro sitio a donde ir. Miles morirán por falta de pan, nosotros viviremos entre los escombros. Escucha nuestra voz y los lamentos de Tus hijos, ¡escucha a Tu Abel!”. “-¡Mi niña! Reza, no dejes nunca de rezar, hija. Te prometo que entraré a Mi Santuario cuando menos se espere y con gran clamor, diré a Jerusalén: “Reconstrúyete” y al Santuario: “Que tus cimientos se restauren”.    

Comentarios

Entradas populares de este blog

SIMÓN BOLÍVAR Y LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

"El derecho de expresar sus pensamientos y opiniones de palabra, por escrito, o de cualquier otro modo, es el primero y más inestimable don de la naturaleza. Ni aún la ley misma podrá jamás prohibirlo, y sólo podrá señalarle justos términos, haciendo responsable de sus palabras y escritos, y aplicando penas proporcionales a los que lo ejercen licencionamente en perjuicio de la tranquilidad pública, de la vida, honor, estimación y propiedad de cualquier ciudadano". (15.2.1819)