Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2015

Nos quedamos a pedir

Nos quedamos a pedir
Por Eduardo Correa
Nos quedamos a pedir
en un país millonario
ahora todo es un rosario
de llanto y de sufrir.
Y lo tengo que decir
que me da mucha tristeza
cómo arropa la pobreza
a todo nuestro país.

Pide el niño por ahí
pide la pobre señora
y es mucho aquel que llora
por no poder subsistir.
Ahora han hecho del pedir
un oficio verdadero
en el barrio y en el cerro
se pide hasta morir.

¿Pero qué ha pasado aquí
si había tanto dinero?
¿qué ha pasado con mi pueblo
que se ha quedado a pedir?



Yo se los voy a decir
y sé que van a creerlo
porque sé que este pueblo
es inteligente y sutil.

Se unieron para un fin
político y empresario
y saquearon el erario
hasta hacerlo sucumbir.
Robaron hasta los JEEP
y la Partida Secreta
derrocharon la riqueza
y se echaron a reír.

Pero eso tendrá un fin
cuando unamos nuestras fuerzas
y cacemos a la presa
y pase las de Caín.

El baile maravillosos de Yolanda Moreno

El baile maravilloso de Yolanda Moreno

Por  Eduardo Correa
 No es solo el quehacer y la belleza de esta mujer venezolana, ni su sencillez y su integridad. Tampoco su magistral manera de mostrarle a Venezuela y al mundo el espectacular producto de la danza y el joropo que desgrana una de las mejores formas de ver y oír la nacionalidad, la música y el arte patrio. No es porque le ha dado la vuelta al mundo con su exquisitez y baile autóctono. No es su personal forma de ser que irradia firmeza de carácter, de propósitos y metas. No es solo por ese legado puro y radiante que deja en los escenarios que viste de gala y majestuosidad y que adorna con su finura y su arte trascendente. No es solo su tesón, su mística y su dedicación donde destaca lo sublime y el rico tesoro que significa esa faceta del folclor. No es solo por su donaire y la formidable bailarina que es y ha sido siempre. Ciertamente, y sin lugar a dudas, es por todos y cada uno de los elementos enunciados. Enteramente, por ello.…

"Y después de 500 años los persiguen todavía"

“Y después de 500 años los persiguen todavía”
Por  Eduardo Correa
       Sucedió hace poco en Méjico y el autor de la “persecución” es Lorenzo Córdova, que es el presidente del Instituto Nacional Electoral, y cuya voz apareció en una grabación hecha pública donde profirió epítetos denigrantes que rayan en el desprecio, la burla  y la infamia contra el pueblo aborigen mejicano. Y esta historia se originó en una reciente visita que un grupo de nativos hiciese al organismo comicial con el propósito de opinar en un asunto que consideraron pertinente. Al marcharse los visitantes, el funcionario entró en risas y burlas junto a otros compañeros de juerga e improvisó lo siguiente, una vez terminada la reunión que se caracterizó por su brevedad:   "No mames, no voy a mentir, te voy a decir cómo hablaba ese cabrón: 'Yo jefe gran nación Chichimeca, vengo Guanajuato, yo decir a ti o diputados o para nosotros, no permitir elecciones”. Y la infame divagación se escuchó con mucha claridad en …

De la exageración de la política y otros embustes

De la exageración de la política y otros embustes

Por  Eduardo Correa
    En cierta ocasión, hace tiempo ya, le leí a mi madre una información  publicada en un periódico de la época, y por el largo tiempo transcurrido no memorizo el contenido de la nota, pero por la respuesta que ella me dio siempre entendí que se trataba de una lectura sensacionalista, desproporcionada o algo increíble para mi progenitora. Lo que sí recuerdo clarito son sus movimientos preparando el exiguo desayuno tardío y su exclamación, que sin detenerse en su quehacer en la rústica cocina, soltó: “¡Ay, hijo, el papel aguanta todo lo que le pongan! ¡Quién va a creer eso!”. Y en mi mente rememoro, de vez en cuando, aquella expresión. Y es que, como muchos, soy lector de los periódicos. Claro, intercalando con la televisión y la radio, y una que otra emisión de “radio bemba”, que nunca faltan en mi barrio con tendencia a proliferar. Y algunos podrán preguntarse qué de dónde viene todo ese cuentito inicial. Y debo apun…

El mundo se va acabar

El mundo se va acabar
              Por Eduardo Correa
El mundo se va acabar quiérase o no se quiera por eso antes que muera voy a rectificar. Y me voy a dedicar a sembrar el optimismo y a esperar por los designios de mi Padre Celestial.
Compartiré mi pan con aquel que nada tenga y aceptaré lo que venga con toda tranquilidad.
Rechazaré la maldad y los malos pensamientos gritaré a los cuatro vientos mi pasión por los demás.
Combatiré sin piedad la mentira del demonio y lograr de ese modo que florezca la verdad. Al niño voy a cuidar, al mendigo y al anciano y voy a estrechar mi mano
a quien la quiera estrechar.

El agricultor que fue nuestro Libertador

El agricultor que fue nuestro Libertador

Por Eduardo Correa

         ¿Simón Bolívar fue agricultor? Eso es sabido. Y es más, de  pensamiento y acción. O "de teoría y práctica”, suele decirse en el llano venezolano. Al caraqueño ejemplar, desde muy pequeño, le atrajo de modo muy especial el ambiente natural, el campo, el agro y la cría de ganado. Y todo eso lo sedujo, de tal modo que en su trajinar guerrero no lo olvidará y lo plasmará, sabiamente, en sus contenidos políticos. Fijémonos en lo que escribió una vez: “Si al que no tiene tiempo para mirar las nubes que vuelan sobre sus cabeza, las hojas que el viento agita, el agua que corre en el arroyo y las plantas que crecen en sus orillas, le dijera yo, que la vida es triste y me tendría por loco”. ¿No es eso amar intensamente la naturaleza? Pero, específicamente, ¿qué sostenía el Libertador sobre la agricultura? Digamos primeramente que Bolívar “miraba en Hispanoamérica un continente esencialmente agrícola”. Y “pensaba en un país …

Siempre optimista

Siempre optimista Por Eduardo Correa Entre triunfos y reveses va mi vida personal teniendo que enfrentar los bastardos intereses. Y así mi vida crece con tristezas y alegrías esperando el gran día en que triunfe para siempre.
Camino erguido y de frente sin miedo y sin cobardía y el lucero que me guía alumbra cuando oscurece. Con optimismo en la mente va mi paso bien seguro y cuando llegue mi turno ya me verán sonriente.
Creo siempre en la gente mientras no cambien el rumbo buscando la paz del mundo como meta permanente. Fuera los indiferentes y apártense los cobardes mañana será muy tarde
luchemos hoy los creyentes.

Vi una Luz en el Cielo

Vi una luz en el cielo

Vi una luz en el Cielo
brillante y muy hermosa
y a pesar de su misterio,
era tierna y candorosa.

Aquella claridad Divina
formó un recinto de amor
y con magia cristalina
¡de pronto apareció DIOS!

Esa figura Grandiosa
me hizo sentir rubor,
también esa luz hermosa
me llegó al corazón.

Me sentí maravillado
y más creció mi inquietud
al ver al DIOS alabado
en compañía de JESÚS.

Mi alma sintió gratitud
y fue mayor mi alegría
al ver al Padre y Jesús
junto a la VIRGEN MARÍA.

La luz se iba extinguiendo
y el cielo se oscureció,
las imágenes se fueron
y mi alegría se terminó.

Las figuras al marcharse
dijeron en coro Bendito:
-con Amor inquebrantable
habrá un mundo distinto.

Autor: Eduardo Correa.

Yo soy campesino

Yo soy campesino
Por Eduardo Correa

Soy campesino, señores
y trabajo duro la tierra
y siempre me aferro a ella
derramando mis sudores.

En mi valle de pasiones
cultivo la amistad,
siempre riego la bondad
y cosecho corazones.
Me acompañan ruiseñores,
canario y cristofué
y del surco del querer
van brotando mis amores.

Las plantas con sus verdores
crecen con ramas de fe
y en sus troncos amarré
mis sueños e ilusiones.
Mi campo tiene esplendores
que lo adornan por doquier
y tiene un frondoso vergel
con flores multicolores.

Soy campesino, señores
y trabajo de sol a sol
y la bondad del Señor
apacigua los rigores.

Algunos quieren saber

Algunos quieren saber Por Eduardo Correa                                                                Algunos quieren saber a que me dedico ahora  inquiriendo sin demora e inusitado interés,  y entonces es menester Informar a los amigos  y por eso yo les digo     lo que tengo por quehacer.
Y ahora deben conocer que soy hombre jubilado y por los servicios prestados casi llego a envejecer. Terminé con el vaivén que persigue al empleado calle arriba y calle abajo cumpliendo con el deber.
Y ahora veo crecer el árbol de la familia con sus hermosas espigas que brotan con el querer. Y en ese frondoso vergel entre rocíos y lirios  crecen nietos y sobrinos en un lindo amanecer.
Invierto tiempo también en la playa y el deporte y todo lo que comporte y aumente mi saber.  Viajo por la internet  la llamada autopista y nunca aparto la vista de los libros de papel. Soy asiduo de la Red escribo en Facebook y tuiter y disfruto del servicio y la magia del e-mail.
Y soy amigo fiel

De la alabanza y otros temibles flagelos

De la alabanza y otros temibles flagelos Por  Eduardo Correa

      Bien podría decirse que la alabanza es un familiar muy cercano de la adulación, y que estas van unidas por una especie de cordón umbilical a la traición; caso contrario sucede con la moral y el honor que no tienen ni el más mínimo lazo o consanguinidad con las primeras y en esencia se contraponen. La alabanza y la adulación son también amigas inseparables de lo cortesano y el servilismo. Ha habido grandes “profesores” de la alabanza y la adulación, como el caso histórico del francés José Fouché, cuya habilidad le permitió ocupar lugares privilegiados, permitiéndole convivir de modo calculador con la iglesia, monarcas, revolucionarios y con emperadores. Lo de Fouché ocupa espacios muy singulares, aunque oscuros, en la vida de los hombres: para él la transmutación alcanzó niveles superiores en lo eclesiástico, en lo social y en lo político, logrando incluso la admiración de algunos, tal fue su capacidad de tránsfuga.
      …

¡Ya basta de tantos errores históricos!

¡Ya basta de tantos errores históricos!
Por  Eduardo Correa
       Desafortunadamente, en algunas instituciones oficiales del estado Portuguesa se sigue incurriendo en situaciones de desinformación e interpretación errónea de un evento que ha sido trascendente en la historia nacional. Así, preocupa que sean estos entes públicos, entre ellos la Gobernación, alcaldías y Consejo Legislativo, quienes insistan en estos desaciertos que contribuyen por demás a sembrar desorientación en las personas y de modo muy especial en niños y adolescentes, cuando deberían ser estas corporaciones las llamadas a ocuparse, en alguna medida, por interpretar, publicar y proyectar nuestra memoria histórica de manera correcta, y evitar las dañinas distorsiones. Por ejemplo, es increíble que se siga diciendo que el 19 de abril de 1810  “Se proclamó o declaró la independencia nacional”, tal como lo informó la alcaldía del municipio Páez en un aviso oficial, y agregó además que “fue el ápice de la Independencia”. …

La guerra económica y la hidra de siete cabezas

La guerra económica y la hidra de siete cabezas Por  Eduardo Correa
       En el vocabulario común del venezolano, de un modo u otro, debe atravesarse, a cada rato, la expresión “guerra económica”. Tanto, que a cualquiera podría indigestar. Y la expresión podría relacionarse con una olla o un plato o un menú, si es que puede abusarse de un extremismo o una figura imaginativa. Pero, fijémonos, no se trata de negar la tan aludida “guerra”, sino, al contrario, buscar una referencia, que ya en el titulo se asomó. ¿La guerra económica que a menudo se mienta podría semejarse con una hidra en cuanto a sus efectos maléficos se refiere? Y es probable que algún desprevenido se pregunte, ¿y qué es hidra? Y aquí no queda más remedio que apelar al mito aquel del enorme animal, repugnante y diabólico, con figura de serpiente que habitaba en un gran lago y exhibía varias cabezas que podían contarse hasta siete. ¿Hasta siete cabezas? Sí. ¿Y qué tiene que ver eso tan feo con nosotros y con la llamada gu…