Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2014

"Carta de un hijo a todos los padres del mundo"

“Carta de un hijo a todos los padres del mundo”
Por  Eduardo Correa
          Como pueden apreciar, el titulo de este artículo de hoy es muy conocido y consecuentemente le ha dado la vuelta al mundo, y aspiro sepan excusarme si luzco repetitivo, aunque me valgo, asimismo, de aquel adagio de André Gide, escritor francés que fuera premio nobel de literatura, y que reza: “Todas las cosas ya han sido dichas, pero como nadie escucha se hace necesario comenzar de nuevo”. Y es que por lo demás, me quedé pensativo cuando en estos días decembrinos un pariente me confió que se sentía un tanto “comprometido con su bolsillo y sus haberes” debido a que su hijito le había pedido al niño Jesús un regalo que él no estaba en condiciones económicas de cumplir. Mi familiar se refería a la tradicional “Carta al niño Jesús”  que en navidad es constante y adorna el pie del arbolito navideño, y que, así como pone a soñar a un sinnúmero de pequeños, también suele poner en aprietos a muchos padres, máxime por e…

¿Por qué Venezuela importa petróleo?

¿Por qué Venezuela importa petróleo?

Por  Eduardo Correa
       Es posible que recuerden mis conversaciones con mi amigo el economista, cuyas tertulias nos han servido de base para producir una serie de artículos que hemos trasmitido por este medio periodístico y  poniendo énfasis en  un lenguaje sencillo, sin ostentación ni adorno alguno. Volvimos a vernos y esta vez llevaba en mi mente dos inquietudes, entre ellas, una no muy común que digamos y que da título a este escrito. Lo encontré cuando venía de su lugar de trabajo, y al estrecharnos las manos con expresivo afecto, soltó sonreído: “Ven amigo, es la hora del “Coffee break” y podemos hablar con tranquilidad”. Caminamos a un lugar que me señalaba a la distancia, mientras recordaba su pasado laboral en una empresa estadounidense y de allí la expresión gringa usada que refería el descanso o la pausa entre faena, allá en el Norte. Nada más al sentarnos, y después de pedir dos cafés, le dije: “Normalmente estás  informado y no tengo q…

Cuando venga un beso

Cuando venga un beso
El día que venga un beso
un abrazo y algo más,
será porque lo deseamos
y porque nos vamos a amar.
Será un beso muy sincero
y un abrazo de verdad,
nuestros cuerpos van a unirse
y nuestro amor se fundirá.


Será la cosa más bella
y el más hermoso ideal,
habrá un canto de hadas
y un rayito celestial.
Del cielo vendrá bajando
un ángel y un guardián,
Dios vendrá con Jesucristo
y la Virgen rezará.


El día que venga un beso
un abrazo y algo más,
será la cosa más linda que haya existido jamás.

¿Algunos titulares de prensa te pueden inquietar?

¿Algunos titulares de prensa pueden inquietar?

Por  Eduardo Correa
         ¿Algunas personas se inquietan ante algunos titulares de la prensa diaria? ¿Acaso les incomodan? ¿O les tranquilizan? ¿Producen hilaridad en ellos? ¿Qué dicen al  leerlos o escucharlos? ¿Les da igual o sencillamente se sienten informados? Podemos analizar algunos casos y teorizar un poco al respecto. Y es que en tiempos de cierta turbación, y ahora parece que la hubiere, cualquiera podría sentir aprehensión o inquietarse con algunos encabezados que se publican en los periódicos con regularidad. Y no es que esos titulares, a los cuales vamos a referirnos de seguidas, estén escritos indebidamente o sean defectuosos o tengan la intención de alguna conveniencia. No, se trata simplemente de titulares comunes y corrientes, pero que podrían causar cierta subjetividad y aprehensión en algunas personas, como inquirimos arriba. Veamos, entonces, unos cuantos titulares de prensa, aparecidos recién y que, incluso, podrían v…

Algunas emisoras deforman el folclor

Algunas emisoras deforman el folclor

Por  Eduardo Correa

      Un barquisimetano lo expresaría de este modo: “Ah mundo, cuando en la radio de antes se iba a escuchar algo así”,  un zuliano diría: “¡Que molleja, primo hermano!”, y un llanero sin dobleces: “Cámara, eso le hace daño al folclor”,  y ello ocurriría al no más escuchar una canción voluptuosa de la bonita intérprete Scarlet Linares,  que es muy sonada en las hondas hercianas por estos días y se titula “Ojalá que no puedas”, donde describe,  de acuerdo con mi óptica, de manera detallada, obscena, e incluso lujuriosa, las acciones de una de sus últimas letras grabadas “en vivo”  y suelta perlas como estas: “Ojalá que no puedas hacerle el amor cuando duermas con ella” o “cabalgando en mi vientre te quedabas dormido”, en un lenguaje directo, sin musa, sin ingenio ni metáfora y cantado con estridencias y que al decir de una emisora local ocupa “el primer lugar de sintonía”. Nada más y nada menos, pues. Y no sería de extrañar que ese…

¿Vender Citgo? A mí no me parece

¿Vender Citgo? A mí no me parece

Por Eduardo Correa
      En cuanto Rafaél Ramírez, presidente de la estatal petrolera venezolana, anunció que al tener un comprador que llenara las  aspiraciones del país en cuanto a precio y otras condiciones de rigor, procederían a vender Citgo, empresa filial de Petróleos de Venezuela que funciona a modo de refinería y que opera desde hace años en el mercado de la gasolina estadounidense, fue como encender las mechas de la discusión. Y es que al conocerse la posición del alto dirigente gubernamental surgieron voces políticas, unas en pro y otras en contra, e incluso algunas denostaban de esa posibilidad de negocio. Pero después sucedió que el jefe del petróleo fue relevado del cargo y enviado a otra responsabilidad ministerial. Y por su parte Maduro, en un viaje a Nueva York, negó que la empresa referida estuviese en venta. De eso hace un par de meses, más o menos.  Entonces me dije que me gustaría oír la opinión de mi amigo el economista, con quien h…

Yo no vendo mi conciencia

Yono vendo mi conciencia, Por Eduardo Correa
Unos ofrecen villas y castillos,
yo sólo ofrezco amor
y aunque el oro brille amarillo
es más radiante mi sol.
Otros confunden amor con dinero
y sólo escuchan halagos,
a mí me llena "un te quiero"
y el Dios Divino por Sabio.

Hay quienes se creen superiores
al ocultar lo pequeño del alma,
la razón le huye al mediocre y al cuerdo lo acompaña la calma.


Muchos anhelan riquezas
y piensan que ella es abrigo,
a mí me corre en las venas
la lealtad del amigo.

Voy por el mundo sonriendo
y tiendo mi mano sincera,
mi conciencia yo no la vendo
porque es mi fiel compañera
De niño aprendí que el amor
es la meta más grande del mundo
y aquellos que sienten dolor
saldrán de ese abismo profundo.

La vida me enseñó que el error
debe perdonarse del todo
y como lo dijo el Padre Creador
"Ámense los unos a los otros...".

Al son de su arpa conquistó el mundo

Al son de su arpa conquistó el mundo
Por  Eduardo Correa
         El arpa, singular instrumento musical antiguo, tiene muchos ejecutantes notables. Por ejemplo, y como se sabe, Venezuela es cuna de innumerables arpistas que han maravillado con su música genial, no solo a l país, sino allende las fronteras. Pero, a quien voy referirme de modo especial no nació en esta latitud. El personaje en cuestión vio vida en una isla, la más grande de las Antillas que es Cuba y responde al nombre de Alfredo Rolando Ortiz. No se formó allí, sino que desde muy joven emigró a Venezuela contando apenas once años de edad. Una vez en nuestro suelo se dio la mano con el joven venezolano y compañero de escuela, Fernando Guerrero Briceño, quien ya era un aventajado ejecutante del arpa y conocedor profundo del instrumento, le enseñó en lo tocante al género popular. Valga decir que sobre Guerrero Briceño no abunda la literatura que dé a conocer de forma amplia su obra musical y los logros que existen alrededor…

Una princesa vi ayer

Una princesa vi ayer
Una princesa vi ayer Y me quede entusiasmado Tenía porte delicado Y ternura de mujer. Piel blanca y tersa tez Y ojos de lucerito Con un cuerpo muy bonito, Imponente y esbelto.
Cuando mis ojos la vieron Me salto el corazón Y me envolvió la pasión Y el amor que adentro llevo. Yo me quede casi lelo Cuando llego a la estancia Con una suave fragancia Que llegaba al cerebro.
Tiene un cuerpo bello y tierno Y cinturita de reina, Unas bien torneadas piernas Y un rostro egipcio o griego. Boquita de caramelo Y sonrisa sin igual, Un perfil para pintar Por Picasso o el Greco.
Y Neruda le haga un verso Y el Gabo una novela Donde ella sea la estrella
Y sea yo su compañero.

Otra conversación con el economista

Otra conversación con el economista

PorEduardo Correa

En la tercera conversación con mi amigo el economista sobre el anunciado aumento de la gasolina, quise que tocáramos un poco lo concerniente a la historia del subsidio y algunas de sus características. Después del saludo habitual, soltó: ¿Cuántas conversaciones llevamos? Le respondí que apenas un par de ellas y agregué, a modo de broma, que el tema estaba tan crudo como el petróleo mismo, y con su proverbial buen humor asomó que sobre eso del subsidio y de su historia, era mucho el venezolano de a pie y montado que no tenía conocimientos suficientes. Es lo que temo, dijo. Y puso otro ejemplo: “Igualmente creo que son muy pocos los hijos de Bolívar que saben cuantos litros de petróleo tienen un barril. Todo el mundo escucha o lee que el barril de crudo cuesta tanto, que bajó o subió, pero hasta ahí”. Y mirándome fijamente preguntó: “¿Tú sabes cuantos litros tiene un barril de petróleo?” –“Bueno, dije, hace tiempo leí que tenía 159, pe…

El caraqueño que se hizo llanero ejemplar

El caraqueño que se hizo llanero ejemplar
PorEduardo Correa

       ¿Aquel niño caraqueño estaba destinado a crecer en la populosa ciudadde los techos rojos? ¿La ciudad que se convertiría después en ruido y selva de cemento le acogería para siempre? De ninguna manera. La vida le prepararía a Juan Vicente Torrealba otro entorno, en donde debía escuchar, en vez del ruido de autos y las algarabías cotidianas de la gran capital, el trino de la paraulata, el canto hermoso del ruiseñor, del turpial y otras aves cantarinas del llano. Y así fue. De niño lo llevaron a predios guariqueños, a Camaguán y a un hato llanero conocido como Banco Largo, en las afueras del entonces caserío. ¿Podría pensarse que su misión sería captar en su mente, oído ycorazón el sonido melodioso y singular de esas típicas aves? ¿Y entremezclarlo delicada y sabiamente entre las cuerdas sonoras de sus instrumentos musicales y originar dulces y hermosas melodías? Pensarlo sería válido, y además de todo eso, ¿Le fue dado ag…