Ir al contenido principal

Algunos quieren saber


Algunos quieren saber

 Por Eduardo Correa

 Algunos quieren saber

a que me dedico ahora

 inquiriendo sin demora

e inusitado interés.

Y creo que es menester

Informar a los amigos

 y es por eso que les digo

lo que tengo de quehacer.

 

Y es que deben conocer

que ahora soy jubilado

y por los servicios prestados

casi llego a envejecer.

Terminé con el vaivén

que persigue al empleado

calle arriba y calle abajo

cumpliendo con el deber.

 

Y ahora veo crecer

el árbol de la familia

con sus hermosas espigas

que brotan con el querer.

Y en ese frondoso vergel

entre rocíos y lirios

 crecen nietos y sobrinos

como un lindo amanecer.

 

Invierto tiempo también

en la playa y el deporte

y todo lo que comporte

y aumente mi saber.

 Viajo por la internet

 que es llamada autopista

y nunca aparto la vista

de los libros de papel.

Soy asiduo de la Red

escribo en Facebook y tuiter

y creo en el servicio

y la magia del e-mail.

 

Y soy amigo fiel

del cine y documentales

y en los centros comerciales

me suelo entretener.

La música es el edén

donde descansa mi alma

con paradisiaca calma

y cielos de exquisitez.

 

 Hago turismo también

en carro o por avión

y si lo veo mejor

abordo igual el tren.

 

Y así viajo por doquier

en una eterna aventura

contemplando la hermosura

y lo que falta por ver.

Nada digo del comer

porque es harto conocido

 que con dinero consigo

lo que anhele mi interés.

 

 Y es muy claro suponer

y no es que lo diga yo

que cuenta conmigo Dios

y cuento también con Él.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SIMÓN BOLÍVAR Y LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

"El derecho de expresar sus pensamientos y opiniones de palabra, por escrito, o de cualquier otro modo, es el primero y más inestimable don de la naturaleza. Ni aún la ley misma podrá jamás prohibirlo, y sólo podrá señalarle justos términos, haciendo responsable de sus palabras y escritos, y aplicando penas proporcionales a los que lo ejercen licencionamente en perjuicio de la tranquilidad pública, de la vida, honor, estimación y propiedad de cualquier ciudadano". (15.2.1819)