Ir al contenido principal

Las cosas extrañas que suceden en una cola

                                                                                                    
                Por Eduardo Correa
                                                                        Tal vez el primer pensamiento que asalta a una persona que forma parte de una larga cola, sea aquel donde se ve llegando a casa con dos grandes bolsas llenas de alimentos variados, adquiridos a un precio justo y recibido por su esposa e hijos. Pero, asimismo, de seguro en instantes lo asaltará su realidad al verse rodeado de gente por todos lados entre gritos, palabras altisonantes y agresivas. O quizá  lo volverá a la verdad un empujón para sacarlo de la larga fila o para que avance y se acomode mejor. Y es que las cosas más disimiles y raras pueden pensarse, decirse y hacerse en esas interminables colas que día tras día envuelve a los venezolanos. Y otro pensamiento que puede venir a la mente, un tanto intranquila por lo que le toca vivir, sea preguntarse si todo eso, el drama de las colas y los avatares que traen consigo, sea para siempre. ¿Se han instaurado las colas como una especie de fantasma que asalta y asusta a los nacionales? ¿O todo eso pasará en un lapso de tiempo previsible y solo será algo que  se recordará como un asunto de angustias y amarguras? Nada hay más perentorio en la mente que volver, tras la angustia y el dolor, a buscarse una situación estable y normal. Nadie puede acostumbrarse al padecimiento o al mal y por eso hace esfuerzos por volver al bien y a la paz. Humanos somos. 

Las colas, se sabe, es el pan nuestro de cada día, junto a la búsqueda frenética de alimentos. Lo primero que te llega a la memoria, nada más al levantarte en la mañana, si es que en la noche no lo tuviste como pesadilla. O como un dulce sueño si es que te veías paseando por una calle o avenida y entrando a un enorme supermercado con sus anaqueles llenos de todos los productos y paseando con un carro de compras y llenándolo con lo que te gusta y necesitas. Cómodo y con aire artificial agradable y poco después te espera un cajero sonreído que te da los buenos días y comienzas a bajar tus paquetes. Todo eso puede ocurrir en la mente.

Y volviendo a la realidad, el domingo próximo pasado nos topamos con una kilométrica cola en el supermercado El Garzón. En las afueras. Y cosa rara, ya no puede decirse que son colas o filas porque de lado y lado las aceras lucían llenas de personas de todas las edades. Parecía un día de fiesta, pero al revés. Era una multitud que rodeaba todos aquellos espacios comprendidos por los alrededores de Llano Mall, la sede de un diario, daba vueltas por la avenida Páez y enfilaba hacia la redoma con tendencia al centro de la ciudad. Un familiar que andaba conmigo me ordenó que me detuviera para unirse a la comedia y la miré asombrado por su actitud. Solo atiné a preguntarle: ¿En serio? ¿Acaso no piensas trabajar mañana lunes?

En el ínterin, escuchamos una conversación entre dos compadres, al momento en que se abrazaban: “Quien iba a creerlo, compadre, que tanto tiempo sin vernos, y ahora nos vemos a cada rato en estas colas. Ya no tengo que ir a su casa que queda retirada y de paso nos vemos con toda la familia”. Y de inmediato se asomó el rostro risueño y mamador de gallo del venezolano: “Compadre, lo que nos hace falta es que hagamos un sancocho aquí y pongamos música”. El otro lo miró fijamente y respondió desconsolado: “Que va, compadre, primero tendríamos que agarrarnos a golpes con este gentío y ver si podemos comprar aunque sean unas vituallas”. Se echaron a reír y se acomodaron en la cola que no avanzaba ni un milímetro. En otro lugar alguien le preguntaba al de al lado: “Oye, ¿Y por dónde paraste el carrito que no lo veo por acá?”. La respuesta llena de nostalgia no se hizo esperar: “No, manito, el carro tiene varios meses parado allá en la casa sin batería y con dos cauchos lisos. Hace unos días dijeron que iban a vender ambos productos y me fui y por poco lo que agarro fue plan de machete de la guardia”. Le pregunté ¿Y eso? Pensó unos instantes: “Bueno, llegué e hice una maraca e cola y después de varias horas se acabó todo y mucha gente se enfureció y la guardia peló por las peinillas. Yo me fui a la carrera”.  Y una señora, entrada en años, contó que hacía poco tuvo un plantón de unas diecisiete horas en una cola del Bicentenario: “Llegué a las cuatro de la mañana y vine comprando a las once de la noche y no todo lo que buscaba, ¿Puedes creerlo?”.              

Comentarios

Entradas populares de este blog

SIMÓN BOLÍVAR Y LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

"El derecho de expresar sus pensamientos y opiniones de palabra, por escrito, o de cualquier otro modo, es el primero y más inestimable don de la naturaleza. Ni aún la ley misma podrá jamás prohibirlo, y sólo podrá señalarle justos términos, haciendo responsable de sus palabras y escritos, y aplicando penas proporcionales a los que lo ejercen licencionamente en perjuicio de la tranquilidad pública, de la vida, honor, estimación y propiedad de cualquier ciudadano". (15.2.1819)