Ir al contenido principal

¡Cuidado! El demonio instala satrapías violentas ¡y ataca!


¡Cuidado! El demonio instala satrapías violentas ¡y ataca!
             

               Por Eduardo Correa     
"En la época actual el demonio trabaja activamente para reconquistar "todos los reinos del mundo y su gloria" (Mt. 4, 8), que le fueron quitados desde la Cruz vencido por el Linaje de la Mujer. Trabaja en la doble dimensión del espacio y del tiempo. En el espacio, por la conquista territorial, donde instala satrapías violentas, ateas y bárbaras, como en Rusia, China, Yugoslavia, y otros nobles pueblos hermanos de nuestro continente. Allí nuestros en la fe escriben cada día una página en el Libro de la Vida. Trabaja también en el tiempo. Los "reinos del mundo" incluye sin duda la historia.

El demonio ha creado en la época actual, ciertos reductos de ideología sentimental, pegajosa y emotiva, para combatir el Reino de Jesucristo sobre la base del tiempo o de la historia. Las satrapías territoriales son una Babilonia de conquistas. Son base de operaciones en la guerra de inteligencia, de astucia, de engaño y fraude. Los reductos ideológicos creados están diseminados por el mundo. De allí provienen las imágenes ficticias del "hombre de hoy", la "hora actual", "nuestro tiempo", "exigencias del mundo contemporáneo", etcétera.


Es una argumentación frenética en que la historia del instante, instante que muere, invoca exigencias de eternidad. Por qué asignamos al "hombre de hoy" exigencias materialistas y ateas, y mandamos al ayer, toda la vida espiritual y cristiana? Por qué embarcamos a la juventud en un conflicto generacional contra todos los valores permanentes de la vida espiritual y cristiana? Estas son preguntas sin respuestas. Los imponderables que maneja el demonio, exceden la capacidad del hombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SIMÓN BOLÍVAR Y LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

"El derecho de expresar sus pensamientos y opiniones de palabra, por escrito, o de cualquier otro modo, es el primero y más inestimable don de la naturaleza. Ni aún la ley misma podrá jamás prohibirlo, y sólo podrá señalarle justos términos, haciendo responsable de sus palabras y escritos, y aplicando penas proporcionales a los que lo ejercen licencionamente en perjuicio de la tranquilidad pública, de la vida, honor, estimación y propiedad de cualquier ciudadano". (15.2.1819)